Violinista venezolana fundó orquesta de cuerdas en Lisboa

Ana Beatriz Manzanilla se formó en El Sistema del maestro José Antonio Abreu y es la directora artística de la Camerata Atlántica

Delia Meneses in Correio da Venezuela, 21 Out 2019 notícia online

La venezolana Ana Beatriz Manzanilla vivió en Barquisimeto durante 23 años. Allí se formó en el sistema del maestro José Antonio Abreu en la Orquesta Infantil y Juvenil de Venezuela. Una beca de un año para estudiar en Polonia, en una academia de música de cámara, la alejó de su tierra natal. A Cracovia viajó con su novio, también músico, y quien hoy es su esposo. Estando allí, recibieron una invitación inesperada para tocar en la Orquesta del Norte, con sede en la ciudad portuguesa de Guimarães.

«Cuando eres joven no tienes miedo a los desafíos. No teníamos compromisos, no teníamos hijos. Estuvimos seis meses en Guimarães, una hermosa ciudad, que nos encanta. Fue una hermosa entrada a Portugal», recuerda la violinista. Después se establecieron en Lisboa, la ciudad donde hacen vida y música desde hace 24 años y donde nacieron sus hijos que hoy tienen 21 y 18 años.

«En Lisboa había vacantes en la Orquesta Sinfónica Portuguesa para primera viola y mi esposo ganó la audición», recordó Manzanilla, al ser entrevistada por TSF. Dos semanas después supieron que había una audición en la Orquesta Gulbenkian y la violinista consiguió el lugar. De eso ya hacen más de dos décadas.

En la capital portuguesa, la barquisimetana fundó, en 2013, la Camerata Atlántica, una orquesta de cuerda, que recientemente subió a la tarima en el Convento São Pedro de Alcántara, en la Temporada de Música en São Roque, de la Santa Casa de la Misericordia de Lisboa, una de las más antiguas temporadas de música erudita de Lisboa.

Además de su trabajo como primer violín en la Orquesta Gulbenkian, Ana Beatriz Manzanilla es la directora ejecutiva de la Camerata Atlantica, en la que participan amigos y colegas. «Los músicos siempre tenemos alguna inquietud», dice la violinista al explicar que muchos colegas de Gulbenkian colaboran con otros grupos más pequeños, ya sea de música clásica o incluso jazz o ritmos étnicos. «Creo que al músico siempre le gusta inventar y sentirse vivo».

La Camerata Atlántica es un grupo de cuerdas con 11 instrumentos base, con la particularidad de no tener un maestro. Es una de las pocas orquestas en Portugal que no tiene director. Y es un proyecto que estos músicos mantienen en paralelo con sus actividades principales, una forma de sentirse libres y de ejecutar propuestas más individuales. La Camerata ya tocó desde barroco hasta tangos, boleros y música latino-americana, explica Manzanilla.

La violinista enfatiza que para que las cosas funcionen es importante que todos se conozcan bien musicalmente. «Como es un grupo pequeño, podemos intercambiar ideas, dar opiniones y retroalimentación».

Cada año, la organización de la Temporada de Música de São Roque abre un concurso para orquestas y músicos. Este año, recibieron más de 60 solicitudes, una de ellas de la Camerata Atlántica, que presentó una propuesta con un fuerte componente de música de cuerda portuguesa, desde el siglo XVIII hasta nuestros días, que no pudo ser rechazada.

Manzanilla reconoce que le gustaría ir a su tierra con más frecuencia, si no fuese por la situación política tan complicada por lo que atraviesa actualmente.

veja também

Camerata Atlântica. A música clássica portuguesa pelas cordas sul-americanas

in Diário de Notícias, 12 Out 2019

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *