Un dúo que exporta música a Lisboa

Desde hace cuatro años este dúo de músicos venezolanos trabaja en sendas orquestas portuguesas. Actualmente están en el país para presentar un álbum dedicado a la música del compositor de Wolfgang Amadeus Mozart para violín y viola

Caracas.- Los músicos venezolanos Pedro Saglimbeni y su esposa Ana Beatriz Manzanilla presentan su primer disco compacto, Dúos para violino e viola KV 423 424, obras de W. A. Mozart. Saglimbeni, hermano del director de la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho, Rodolfo, es primer viola de la Orquesta Sinfónica Portuguesa, mientras que Manzanilla integra la sección de violinistas en la Orquesta de la Fundación Gulbenkian, ambas instituciones radicadas en Lisboa, y ambos desde 1996. Tales puestos los obtienen gracias a sendos concursos.

¿Tendrán alguna actuación en Venezuela?
No, -responde Saglimbeni- venimos por un corto período y quisimos no dejar pasar por alto la presentación del disco, editado en Lisboa por la empresa Foco Musical Educación y Cultura. Quisimos estrechar vínculos con el medio musical al que estamos unidos: la Orquesta Nacional Juvenil, el Consejo Nacional de la Cultura y el Centro Mozarteum de la Fundación Cisneros. ‘Quisimos hacer este punto de encuentro en el Centro Mozarteum porque fue clave en nuestra formación. Tuvimos varios nexos con ellos: cursos magistrales, conciertos de jóvenes artistas internacionales; fuimos becados para ir a Polonia a estudiar’.

¿Cómo fue la escogencia del repertorio?
El repertorio de este disco son dos de las obras fundamentales para violín y viola, es decir, las obras maestras de Wolfgang Amadeus Mozart. La idea de estas obras comienza en 1991, cuando fue el año bicentenario de la muerte de Mozart y se hizo un proyecto de realizar una serie de conciertos apoyados por el Conac. Se hicieron doce conciertos en Venezuela y luego una gira latinoamericana con este mismo repertorio. Hicimos una serie de conciertos en Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica y Panamá. En uno de estos países se ejecutó también la Sinfonía concertante para violín y viola de Mozart. ‘Desde entonces, de 1991 hasta el año 98 cuando se grabó este disco, fue todo un proceso de maduración del repertorio. Y llegó un punto de que cuando unas obras tienen un proceso de 7 u 8 años, es el momento justo como para grabar un testimonio de ella. La idea surgió desde Venezuela, de amigos nuestros, músicos, hasta que se grabaron estas obras en mayo de 1998, y fueron editadas el 20 de julio de 2000’.

¿Cómo están sus actividades en Lisboa?
Llevamos cuatro años y medio en Lisboa. Además de nuestros trabajos en las orquestas, tenemos una actividad en cuanto a la música de cámara, no solamente con el repertorio tradicional y clásico, sino también dentro de la música portuguesa, una música muy importante, de la actualidad, con compositores contemporáneos. Se hacen muchas encomiendas para obras, se ejecuta música de cámara. Es lo que hacemos.

¿Aparte del disco, entonces tienen una actividad como dúo?
Sí, -interviene Ana Beatriz-. Desde el año 85 tocamos por primera vez como dúo y la Sinfonía concertante. Hemos venido tocando y por eso teníamos una comunicación, que decidimos por eso grabar en disco. Por ejemplo, cuando fuimos a Polonia, a la Academia Mozart, y realizamos todo un año de estudios de música de cámara, tocábamos en cuarteto, en trío, en dúo, en quinteto, y es lo que más hacemos. Yo tengo actividad por mi lado, colegas con los que toco, ciclos de música de cámara con los solistas de la Orquesta Gulbenkian, y Pedro con los compañeros de su orquesta.

¿Tienen planes de abordar repertorio latinoamericano, venezolano?
Eso es muy importante -retoma Pedro-, estamos en Venezuela tratando de llevarnos repertorio de música de cámara venezolana que es tan poco difundida en el exterior. Creo que debiera haber un proyecto de llevar la música, no solamente venezolana, sino latinoamericana, más por Europa. Se está comenzando a tocar, pero necesita mayor y mayor difusión. Ahora, justamente en el mes de noviembre, se va a realizar un concierto en la Casa de América Latina de Lisboa, que pidieron un programa de repertorio latinoamericano. Vamos a ejecutar Astor Piazzolla, Vicente Emilio Sojo, Juan Bautista Plaza y de Heitor Villa-Lobos, de violín y piano, viola y piano y ensamble de música de cámara, quinteto de cuerdas. Y nosotros queremos llevar la música latinoamericana. En Portugal las orquestas están grabando, precisamente la Orquesta Sinfónica Portuguesa va a grabar y difundir música iberoamericana y latinoamericana.

¿Han tenido contacto con compositores venezolanos aquí en su visita?
Todavía no hemos tenido. Estamos hablando con el maestro Pérez Perazo, justamente para tener un mayor intercambio intercultural. El trabaja estrechamente con el Instituto Portugués de Cultura, y estábamos hablando de traer un poco de allá para acá y viceversa. Tener mayor lazos de unión, tanto de música portuguesa, que es poco conocida en Venezuela, y nosotros llevar música latinoamericana.

¿Se va a poder conseguir el disco en Venezuela?
Acaba de salir. Ni siquiera hemos tenido la reunión formal para presentarlo en Lisboa. Se va a hacer a fines de septiembre con Foco Musical. En Venezuela, a su debido tiempo diremos por qué medio podrá llegar el disco al país y a la venta. Por los momentos, en centros culturales como Mozarteum, el Conac, la Orquesta Simón Bolívar.

in “El Universal”, Ana María Hernández G., Caracas, lunes 28 de agosto, 2000

veja também

La Camerata Atlántica continúa en crecimiento

in Venezuela Sinfonica, 11 Fev 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *